Rafa Rovira

 

El primer paso es saber dónde estamos y cómo de lejos están los objetivos marcados, con el fin de analizar la viabilidad, nivel de competitividad y estrategia del proyecto.

En segundo lugar, optimización continua de las campañas de captación para conseguir tráfico cualificado en el menor tiempo y coste posible. De manera simultánea se analiza el embudo de conversión, identificando los puntos de mayor fricción, hipotetizar, testear y optimizar, continuamente. Si conseguimos superar las expectativas del cliente, nos recomendaran y volverán a comprar, alcanzando la deseada fidelización.

¿Hablamos?